¿Amar significa perder?

Nombre: El beso más oscuro
Autor: Gena ShoWalter
Año: 2009
Editorial: Arlequín Ibérica
Saga: #2 Los Señores del Inframundo


Sinopsis: Aunque contaba siglos de existencia, Anya, la diosa de la Anarquía, no había conocido el placer. Hasta Lucien, la encarnación de la Muerte, un guerrero condenado a llevar a las almas al Más Allá durante toda la eternidad. Él la atraía como ningún otro, y Anya estaba dispuesta a arriesgar cualquier cosa por tenerlo. Sin embargo, cuando aquel despiadado Señor del Submundo recibió de los mismísimos dioses la orden de tomar el alma de Anya, la incontrolable atracción se convirtió en angustiosa persecución. Debían vencer a las fuerzas que los controlaban antes de que la sed que sentían el uno por el otro les exigiera un sacrificio de amor más allá de lo imaginable…

«Con esta segunda entrega la historia de los Señores del Inframundo sigue subiendo más alto. El amor de Lucien y Anya te enloquecerá casi tanto como su continua batalla por ver quién tiene el corazón más duro y frío. Jugar con el demonio de la Muerte es peligroso, arriesgado, sobre todo si tu nombre es el que encabeza su lista. Lástima queSobr Anya nunca le tuvo miedo a nada».

Antes de empezar la reseña he de decir que no me gusta la portada. No sé qué manía hay desde que se produjo el boom de la novela erótica con que en las portadas siempre salga un chico musculoso o una chica sexy, en su defecto. No me quejo, a todos nos gusta apreciar la belleza del ser humano en todo su esplendor (aunque en este caso el chico no es de mi agrado; su expresión me da un poco de miedo), pero cuando se trata de la portada de un libro hay cosas más importantes para resaltar. A veces incluso resulta contraproducente porque la gente no compra esos libros por tener ese tipo de portada precisamente. En fin, la cosa es que no me gusta. Me parece bien el detalle de que se vean los tatuajes de la mariposa pero, no sé, la portada podría ser distinta y mucho mejor en mi opinión.

Dejando eso a un lado, puede que este sea uno de mis libros favoritos de la saga (de los que recuerdo que leí en su momento). En este caso el protagonista es Lucien, el hombre que alberga al demonio de la Muerte. Él es uno de los Señores que permanece en la oscuridad, aislado, y es que su tarea es siempre estar a disposición de las almas que van a cruzar al otro lado. Esta idea considero que es muy interesante; no es la primera que vez que leo sobre un personaje que es la Muerte. Nadie querría serlo, obvio. Todos sabemos que ya de por sí el personaje está atormentado, obvio también. Nadie querría estar cerca de él más de lo estrictamente necesario, no tan obvio, porque a Anya le gusta hacer las cosas a lo grande. Esa es una de las cosas que más me encantan de ella. En líneas generales me gusta este libro por la relación de los protagonistas, pero sería mas honesto aún admitir que es porque Anya me parece maravillosa.

Ella se presenta como la típica chica malota, y no es que finja serlo para ser guay. Anya es mala si la provocan o se aburre, como también bondadosa si le beneficia o le apetece. Más allá de su papel en la historia principal, a mí me parece que su personaje defiende unos valores muy importantes y tal vez olvidados porque ya los damos por hecho. Los conceptos de libertad, elección... son tan evidentes que rara vez reflexionamos sobre ellos; sin embargo, en este libro el estilo de vida de Anya se rige por esa ley: siempre tener la posibilidad de elegir. Cuando Lucien irrumpa en su vida porque le han ordenado matarla, muy a su pesar, tal vez su vida se vea obligada a cambiar.

Pero esto no es una mera historia romántica, recordad que hay maldiciones de por medio, pactos, amistades, lealtad y dolor, y es que parece que se avecina una batalla que involucrará a todo el mundo. Avanzamos también en las historias paralelas de otros de los personajes de esta saga y poco a poco se les va cogiendo cariño. Titanes, dioses, seres inmortales y humanos tendrán que escoger un bando. Puede que el amor sea un arma imprescindible para llegar hasta el final.

«Con esta segunda entrega la historia de los Señores del Inframundo sigue subiendo más alto. El amor de Lucien y Anya te enloquecerá casi tanto como su continua batalla por ver quién tiene el corazón más duro y frío. Jugar con el demonio de la Muerte es peligroso, arriesgado, sobre todo si tu nombre es el que encabeza su lista. Lástima que Anya nunca le tuvo miedo a nada».
.

PUNTUACIÓN: 8'5.
¿Habéis leído alguno de los libros de esta autora? ¿Qué os ha(n) parecido? ¿Tenéis ganas de hacerlo? :)



Comentarios