martes, 29 de septiembre de 2015

Érase una vez...


¡Hola, mininos! Esta no es una nueva sección ni nada, pero se me ocurrió la otra noche y quería compartir este escrito con vosotros. Espero no aburriros y, quién sabe, a lo mejor compartís algunas de mis experiencias.

Lilly era una niña sonriente, tímida, a la que le costaba horrores hacer amigos y le daba repelús chupar el palito de los helados. No le daba miedo el silencio; de hecho, y de esto no se daría cuenta hasta más adelante tras varias lunas y errores sabios, el silencio le agradaba y ésa es la razón por la que a día de hoy la lectura y la escritura son su pasión. Ella había leído algún que otro libro durante su educación primaria como todo niño, siempre recordará con una sonrisa en la cara el día en que se decidió a leer Rimas y leyendas porque le picaba la curiosidad, pero no es que le encantase. La lectura, para ese entonces, todavía no había plantado una bandera en su corazón sensible.

Años más tarde, sin embargo, sí lo hizo. Fueron Dana y Kai los que, con la historia más bonita y mágica que ella nunca podría haber imaginado, pisaron con delicadeza, dejando huellas que no se borrarían jamás, y la hirieron en lo más profundo. Debieron de contagiarle una enfermedad crónica, porque desde aquel día no pudo dejar de pasar páginas como si fueran el aire que respiraba. Y es que tal vez lo sea. Quizá no el de sus pulmones, pero sí el de su mente y su alma. Si de una cosa está segura, y Lilly es una persona realmente indecisa, es de que necesita libros para ser feliz.

Ese par de enamorados a los que siempre atesorará con mucho cariño, no fueron más que el principio de su historia interminable. Junto a Wanda, la extraterrestre, aprendió a valorar a la familia y a luchar por lo que no deberían arrebatarnos nunca. Orwell, con una fecha invertida y cruel, le enseñó desde la distancia lo más oscuro de las personas que sucumben y se rinden ante el poder. Pero ella quería más palabras, más principios y finales, eso sí: nunca de los que se guardan y se olvidan. Conoció a Lochan, una melancólica extensión de sí misma, y muchas cosas cambiaron. Sufrió con él, derramó lágrimas que no le pertenecían y comprendió lo mucho que pueden marcarte los sentimientos de alguien invisible si se expresan de la forma correcta. Rothfuss, el jardín de las delicias escritas, se convirtió en uno de sus modelos a seguir, ya que no existe arquitecto tan ingenioso, complejo y emocional como él.  

La valentía de Augustus y Hazel Grace, las grullas de papel de un dulce lobo llamado Sam, la importancia de las segundas oportunidades gracias a Dickens, la pasión de la inocente valquiria Gúnnr o el amor único y especial que se profesaban Elizabeth y Darcy, y siglos más tarde un extraterrestre irresistible y una bloguera muy afortunada. Todos y cada uno de los libros que ha leído forman parte de ella.  

Nunca dejará que esas primeras huellas que ahora se desdibujan por el tiempo y las nuevas pisadas, se borren. Lilly ama la literatura. Ella es dueña de su destino, es la capitana de su alma y sabe, sin la menor duda, que le quedan muchísimos viajes por emprender.

¿Y tú? ¿Cuál es tu historia? Os animo a que hagáis vuestro propio #Éraseunavez y me etiquetéis en las redes sociales para poder leerlos, me gustaría mucho. 

¡Gracias por leer y besos gatunos!



18 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado! Sobre todo ver que algunos nombre me traen recuerdos propios a mi.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegro de que te gustara ^^ Es genial que compartamos algunos buenos recuerdos entonces <3

      Besos gatunos!

      Eliminar
  2. Oh que bonito lo que has escrito Lilly, de verdad <3
    Ya me has vuelto a nombrar indirectamente a El nombre del viento y ¡jo!, es un libro que me quiero leer de verdad, y por tu culpa terminaré haciéndolo jajajajajaja.
    Besitos guapa ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa <3

      jajajajaja era una indirecta universal! Todos tienen que leerlo :P

      Besos gatunos!

      Eliminar
  3. Hola^^
    Me ha gustado mucho la verdad, gracias por compartirlo :3
    un beso!

    ResponderEliminar
  4. Hola! Que bonito, me ha encantado!! Muchas gracias por esta entrada :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Muy buena entrada, me gusto mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    Una historia muy bonita. ^^ Creo que los lectores compulsivos - escritores siempre somos personas al menos en parte, solitarias. Ya dicen que es una profesión de uno solo y consigo mismo.

    Gracias por compartirla con nosotros ^^

    Yo no lo haré porque ya hay un pequeño resumen de cómo empecé a leer en un apartado de mi blog y creo que tampoco sabría extenderme mucho más jaja

    Saludos :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola :D Sí, la verdad es que sí; yo también creo eso.

      Gracias a ti por leer y tranquila, no pasa nada <3

      Besos gatunos!

      Eliminar
  7. Holaa :)
    La verdad es que es una historia bonita y una iniciativa bonita ^^
    Si al final me animo te lo haré sabes ^^
    Un beso infinito,
    La Mitad de tu Sonrisa ∞

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! :D

      Me alegro de que te gustara ^^ Claro, estaré encantada de leerlo n.n

      Besos gatunos!

      Eliminar

¡Hola! ¿Vas a comentar? Pues muchas gracias <3 Me encantará leer tu opinión.

-Ante todo respeto.
-No hagas SPAM gratuito. Los comentarios con links serán eliminados.
-Me paso por el blog de todos los que comentan. Sólo dame tiempo.
-Sonríe al menos una vez al día para vivir como un elfo, o hasta donde puedas ;)

¡Besos gatunos!